Turrón Shop

                   

 

Nuestra tienda de eComerce está diseñada para satisfacer los paladares más lejanos, podemos hacer envíos de turrón a países de la Unión Europea y fuera de la misma. Llegar a cualquier parte del Mundo.

 

Siempre habíamos sido reticentes por temas de frontera, pero tras varias pruebas que hemos hecho, hemos decidido ampliar nuestros horizontes por la demanda. Así que apostamos por la internacionalización y el turrón todo el año, ya que en países del otro hemisferio disfrutan de nuestro turrón en cualquier temporada, no sólo cuando hace frío como en España.

 

 

                                             

 

Diferenciar donde empieza la historia y donde la leyenda del turrón, es difícil. Durante mucho tiempo circularon versiones que decían que el turrón procedía de una artesano de Barcelona apellidado Turró que ideó un postre con materias propias de la zona, aunque esta teoría tiene muy pocos defensores, la creencia popular y más difundida nos dice que es un postre que idearon los árabes forzados por la necesidad de tener alimentos ligeros, nutritivos que soportaran las condiciones climáticas y que no se estropearan.

 

Los ingredientes básicos del turrón, son la miel y las almendras presentes en la gastronomía árabe de la época y es muy probable que acabaran combinándose para ofrecernos este legado.

 

Jijona o Xixona, la cuna del turrón tiene su propia leyenda, la de una princesa europea de tierras nórdicas que apenada por la lejanía de sus tierras, pasaba los días con nostalgia y tristeza recordando la nieve de su reino. El Rey, con el que se había desposado, vio su estado de ánimo y mandó plantar almendros para que viéndolos florecer la princesa recordara y no extrañara su país.

 

Los lugareños recogieron los frutos de tal decisión y agregaron a su cocina postres elaborados con almendras, y desde aquí a nuestros días nos ha llegado el turrón.

 

Tanto si es historia como si es leyenda, lo más importante es el legado único que hace del turrón sea un postre selecto de gran valor nutritivo y de gran calidad.

                                           

 

El turrón es un producto que se viene elaborando desde hace siglos en España y es un dulce típico de las navidades aunque puede encontrarse en cualquier fecha del año. En su receta tradicional se utiliza miel, azúcar, almendras y huevo, ingredientes totalmente naturales que lo convierten en un postre nutritivo para el organismo que en contra de lo que muchos creen tiene más beneficios para nuestra salud.

 

La receta artesanal del turrón se mantiene desde hace siglos y hoy en día sigue siendo casi manual, ya que este alimento lo requiere así, pues el proceso de fabricación de las tabletas de turrón suele ser lento y laborioso. Es un plato delicioso para el paladar pero lleno de nutrientes, aunque sí que es cierto que su abuso puede ser perjudicial, pues nos aporta altas cantidades de calorías aunque no son vacías en absoluto.

 

El turrón es un alimento que nos brinda grandes dosis de proteínas provenientes de los huevos que se utilizan en su elaboración y de las almendras. Contiene 7 de los 9 aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita, y todos ellos de un alto valor biológico. Esto lo convierte en un alimento adecuado para personas que buscan un aumento de la masa muscular, aunque eso sí, siempre sin abusar.

 

Además, las almendras dotan al turrón de una serie de ácidos grasos esenciales similares a los que nos aporta el aceite de oliva. Entorno al 75% de los ácidos grasos que nos aporta son insaturados frente a tan sólo un aporte del 10% de ácidos grasos saturados. A esto hay que sumar que a causa del azúcar y la miel, el aporte de hidratos de carbono es alto, por lo que el turrón nos brindará grandes dosis de energía que debemos eliminar mediante la actividad física, ya que de lo contrario se acumulará en el organismo en forma de grasa.

 

A todo esto tenemos que sumar el alto aporte vitamínico que tiene el turrón. Al utilizarse para su elaboración ingredientes totalmente naturales nos brinda altas dosis de vitamina E, ácido fólico y ácido linoleico. Además, es un alimento en el que no se usan ni conservantes ni colorantes, por lo que es totalmente natural y saludable para el organismo.